Trauma familiar

¿Por qué el trauma tiende a repetirse en las familias?

El fenómeno de la repetición de traumas a lo largo de las generaciones en una familia puede deberse a varios factores.

Aquí te mencionaré algunas posibles explicaciones:

  1. Transmisión intergeneracional de los traumas: Los eventos traumáticos pueden generar respuestas emocionales intensas y cambios en el sistema nervioso de una persona. Estas respuestas pueden transmitirse a través de las interacciones familiares y los patrones de comportamiento aprendidos. Por ejemplo, si un padre ha experimentado un trauma, es posible que transmita su estrés y respuestas disfuncionales a sus hijos, quienes a su vez pueden llevar consigo esas respuestas al enfrentar situaciones similares en sus propias vidas.
  2. La repetición como mecanismo de supervivencia: Las dinámicas familiares suelen ser repetitivas. Los comportamientos, creencias y roles que se observan en una generación tienden a ser imitados por las generaciones siguientes. Lo que se vivió en una generación suele ser adoptado por las próximas generaciones como un mecanismo de supervivencia, ya que, para el inconsciente familiar, aquello de lo sucedido y los comportamientos vividos permitieron que la vida continuara.Y el inconsciente familiar no distingue entre bueno o malo, similar a como ocurre con el inconsciente individual. Si una familia ha experimentado traumas sin resolver, es probable que los patrones disfuncionales y las heridas emocionales también se repitan en los miembros más jóvenes.
  3. La repetición como lealtad al sistema familiar: En muchas familias, especialmente en aquellas que han experimentado traumas significativos, pueden surgir lealtades invisibles hacia aquellos que han sufrido o han sido excluidos. Estas lealtades pueden llevar a los miembros de la familia a repetir ciertos comportamientos o perpetuar ciertos roles como una forma inconsciente de mantener el equilibrio familiar o proteger a aquellos que han sido afectados por el trauma.

¿Cómo podemos entenderlo a través de un ejemplo?

Había una vez una familia compuesta por cuatro generaciones que vivían en una pequeña y acogedora casa en un tranquilo pueblo. Durante años, la familia había experimentado patrones de comportamiento repetitivos y desafiantes que parecían afectar a cada miembro de la familia, desde los más jóvenes hasta los más mayores.

La historia comenzó con la bisabuela, quien había emigrado a ese pueblo desde otro país. A lo largo de su vida, había soportado muchas dificultades y había llevado consigo un doloroso secreto que nunca había compartido con nadie. A medida que crecían las generaciones siguientes, el secreto de la bisabuela se transmitía inadvertidamente a través de las actitudes y las dinámicas familiares.

La abuela, hija de la bisabuela, creció en un ambiente lleno de inseguridades y temores que no podía explicar. A pesar de tener una vida aparentemente feliz, siempre sentía una profunda tristeza en su interior. A medida que crecía, también se volvió sobre protectora y controladora con sus hijos, buscando constantemente protegerlos de un peligro invisible.

A su vez, la madre, influenciada por las actitudes y comportamientos de su propia madre, se volvió ansiosa y luchó por mantener el control en su vida. Siempre tenía miedo de que algo malo le sucediera a ella o a su familia, lo que la llevaba a tomar decisiones impulsivas y a menudo irracionales.

Finalmente, llegamos a la siguiente generación, la hija de la madre, quien había crecido rodeada por el miedo y la ansiedad. Sin embargo, a medida que esta joven mujer se convertía en madre, se dio cuenta de que había algo profundamente arraigado en su familia que necesitaba ser abordado.

Intrigada por las dinámicas repetitivas que parecían haber atrapado a su familia, decidió buscar ayuda y descubrió las constelaciones familiares de Bert Hellinger. A través de este enfoque terapéutico, pudo explorar las lealtades invisibles y los patrones inconscientes que habían sido transmitidos de generación en generación.

A medida que la joven mujer participaba en las constelaciones familiares, se reveló el secreto de la bisabuela que había permanecido oculto durante tanto tiempo. El acto de desenterrar y reconocer este secreto fue un punto de inflexión para la familia. Al traer a la luz la verdad y permitir que cada miembro de la familia expresara sus emociones y sentimientos, se abrió el camino hacia la sanación.

Con el tiempo, los patrones repetitivos comenzaron a disolverse y la familia pudo liberarse de las cadenas que habían estado atadas durante generaciones. Cada miembro encontró su propia fuerza y ​​pudo manifestar su propia vida sintiendo el acompañamiento invisible de sus ancestros.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *